Se agrava la crisis hídrica


En foco.Un estudio de la Nasa advierte que se están agotando las principales reservas mundiales de agua subterránea.

water-footprint

Un estudio que acaba de publicar la NASA después de 10 años de investigación satelital, revela que 21 de los 37 principales acuíferos del mundo –ubicados desde China e India a Estados Unidos y Francia, pasando por el Norte de Africa y Medio Oriente- se están agotando aceleradamente. Esto implica que el agua utilizada en ellos supera largamente la de reemplazo.

El estudio constata una evidencia: el recurso hídrico no es infinito y tiende al agotamiento en un horizonte a la vista. Esta es una restricción fundamental de la nueva sociedad global creada por la técnica.

NASA agrega que 13 de los 21 acuíferos en situación de agotamiento experimentan una declinación extrema, en un plazo aproximado de 10 años, en las regiones densamente pobladas del noroeste de India y Pakistán, de la Península Arábiga y del norte de China.

De los 37 acuíferos de relevancia mundial depende 70% de la producción agrícola del planeta, y de ellos dependen más de 2.500 millones de personas, además de la totalidad de la gran minería.

El caso de Australia es extremo: es el país más exitoso del mundo avanzado, que ha crecido sostenidamente en los últimos 22 años, y que dispone del mayor nivel de ingreso per cápita del mundo (U$S 72.000 anuales). Pero el acuífero Canning, en las provincias del norte y noroeste, sufre la tercera mayor tasa de agotamiento global. En esta región, se encuentra el principal stock de inversión minera del planeta (mineral de hierro, oro y carbón), con un valor superior a U$S 250.000 millones.

La situación de la Península Arábiga es la más dramática. Más de 60 millones de personas dependen del acuífero Arábigo; y la NASA muestra que en los últimos 10 años ha cesado virtualmente el proceso de recarga, y su completo agotamiento se alcanzaría en 10/20 años.

La situación hídrica del Valle Central de California –del que depende 80% de la producción de frutas y hortalizas de Estados Unidos-, es similar a la de la Península Arábiga. Más de 60% de la población californiana (38,8 millones) se aprovisiona del acuífero del Valle Central; y de él depende la totalidad de la actividad vitivinícola. Casi 40% del recurso hídrico de California se pierde en evaporación o termina en los océanos.

La crisis hídrica se ha convertido en una cuestión central de la política internacional, a punto de transformarse en uno de los puntos esenciales de la gobernabilidad del sistema.

La aceleración del cambio climático (calentamiento de la atmósfera) le otorga especial urgencia a la crisis hídrica.
El cambio climático es el resultado directo del desarrollo industrial de los últimos 200 años, con su secuencia crónica de altas temperaturas en la línea del Ecuador y alrededores, e inundaciones y lluvias torrenciales en el resto del planeta.

El vínculo entre agricultura y crisis hídrica es directo. La producción agroalimentaria utiliza 70% del agua aprovechable en el mundo; y en la segunda década del siglo XXI, la clave es la emergencia de una gigantesca transición dietaria (vuelco masivo al consumo de proteínas cárnicas en los países del sudeste asiático, con China a la cabeza).
Para producir 1 kilo de granos se necesitan 1.500 litros de agua; y se requieren 15.000 litros para originar un kilo de carne.
Esta tendencia significa que la crisis hídrica se agrava en la medida en que se acelera la transición dietaria en el mundo.